9 de marzo de 2014

la puerta de mis deseos


Acabo de abrir la puerta de mis deseos.
Esos destartalados en un armario enmohecido.
Algunos de quimérica niñez ya envejecidos
y otros que con los años brotan de mis paseos.

Los necesitados de pintar mis vidas
Las que precisan de estruendos,
de fuertes alegrías, de lamentos.
Las de largos caminos de idas y venidas.

Ahora cuentan los momentos perdidos,
los bellacos suspiros de desalientos.

9 olas:

elisa lichazul dijo...

orear esos deseos hace bien
siempre hay algo que de ellos uno rescata
sobre todo las ganas con que se gestaron

besos, precioso poema César
buen comienzo de semana

escuchando palabras dijo...

bella manera de contar aquello pendiente...feliz domingo!!

moderato_Dos_josef dijo...

Los deseos. Muchas veces o siempre tan snecesarios en la vida, como un buen trago de agua en el desierto más estéril...


UN abrazo César.
Espero que todo te vaya bien.

carmen dijo...

Los deseos nos mantienen vivos, fuerza poeta!

Xiomara B dijo...


Sin deseos en la penumbra la vida se desvanece … que bien que salgan de su enmohecida sombra y alienten la luz de la ilusión . Saludos César .

Tona dijo...

Los deseos se pueden pintar de grandes alegrías limpiando el moho y volver a ser niño, aunque hayan pasado los años.Besos.

Preste Juan dijo...

Maravilloso.

Humberto Dib dijo...

Un fuerte abrazo, César.
HD

La Inkilina dijo...

Un cafe?

http://skyscraper2.blogspot.com.es/