19 de marzo de 2010

Una vida


Desde que salimos hasta que llegamos,
la vida, quieras o no, te lleva a recorrer infinitos senderos.
Y ahora, aquí estoy, echando la vista atrás reviviendo mis andanzas.
Y me pregunto: ¿Ha valido la pena este viaje?.
Los entuertos del camino han mellado mi carne,
el paso del tiempo ha hollado mi piel,
pero las victorias han hinchado mi corazón.
Ahora, tan sólo queda disfrutar de las fotos del viaje
y esperar el retorno a la nada.




21 olas:

Sonrisa... dijo...

En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto.

Lucio Anneo Séneca

Un saludo

moderato_Dos_josef dijo...

Un post nostálgico y lleno de fuerza y orgullo de vivir, pero sabiendo morir.
Un abrazo.

Tesa dijo...

Siempre vale la pena el viaje.
Eso sí, hay que terminarlo llegando a destino de buena manera.

Noelplebeyo dijo...

siempre vale la pena... a pesar de las piedritas que se alojaron en nuestro zapatito

Un saludo

Carmeliu dijo...

El viaje no ha acabado, queda mucho por recorrer.

Un beso

La sonrisa de Hiperión dijo...

Genial el post... totalmente genial.

Saludos y un abrazo enorme.

César Sempere dijo...

Sonrisa;

Gracias por acercarme a Séneca.

Josef;

La vida es maravillosa siempre y cuando admitas lo que porta.

Tesa;

El final es muy importante como bien dices.

Noel;

Totalmente contigo.

Carmeliu;

Largo camino queda que espero sea de gozo y no de retorcimiento, esto lo decidimos nosotros. Cuando nos sorprenda el fin, que sea en pleno disfrute.

Un abrazo,

Antonio;

Me alegra profundamente que te haya gustado la entrada.

Un abrazo,

Cecy dijo...

Hola!

Realmente creo que vale la pena, siempre de todo viaje hay algo que aprender y mas de la propia vida.

Besos.

Tesa dijo...

El viaje siempre merece la pena, porque la vida es el viaje, en sí mismo.

Me gusta tu post.

Tesa dijo...

Sí, he repetido visita y hoy lo leo con ojos más sensibles todavía.
Una vida se me apaga cerca.

César Sempere dijo...

Cecy,

La vida en sí vale la pena.

Saludos,

César Sempere dijo...

Tesa,

Un fuerte abrazo con todo mi cariño.

Ligia dijo...

Muchas gracias por tu visita y comentario en mi blog. Desde ya, sigo el tuyo. Abrazos

César Sempere dijo...

Gracias a ti Ligia. También te seguiré de cerca.

Estás en tu casa.

Abrazos.

RMC dijo...

Reflexivo y buen texto,
la vida es una partida y una llegada, todo lo que empieza
termina, un placer leerte.
feliz semana.

TORO SALVAJE dijo...

Eso pienso yo.
Te dejo un poema.

DE NADA A NADA.


Ahora eres nada/
ahora naces/
ahora creces/
ahora estudias/
ahora trabajas/
ahora te enamoras/
ahora te casas/
ahora tienes hijos/
ahora se van de casa/
ahora te entristeces/
ahora te jubilas/
ahora enfermas/
ahora mueres/
ahora eres nada.


Saludos.

sandocan en bicicleta dijo...

tal vez la confunsion conciste en pensar que el resultado aporta la respuesta al si vale o no la pena. yo creo que el viaje cumplio su funcion en cuanto se emprende el viaje en si mismo, intentarlo, apretarlo con los dientes, dejarlo todo, ser feliz, estar angustiado, llorar y no poder dejar de reir.
si el resultado fue o no satisfactorio sera una anecdota aparte.
saludos desde la lejania.

enrojecerse dijo...

gracias por pasarte y por tus palabras:)

me acabo de enamorar de la foto de la anciana. ¿la has echo tú?

César Sempere dijo...

RMC:

Muchas gracias, feliz semana.

Toro:

Gracias por el poema. Como siempre das en el clavo.

Saludos,

Sandocan:

Quizá tenga razón Drexler con el título de su último trabajo; "Amar la trama" y no el desenlace.

Saludos,

Laura:

Gracias a ti. La foto no es mía. La encontré en http://www.ojodigital.com/.
La verdad es que no te cansas de observar los ojos de la anciana. Transmiten mil sentiminetos a la vez y van cambiando como un caleidoscopio.

Un saludo,

Safo dijo...

Me gustó descubrir tu blog
:)

María dijo...

Y además... ¡qué corta es la vida! cuando parece que es tan larga y que aún nos queda mucho por recorrer.

Hace unos cuantos años, mirando hacia atrás me veo siendo niña, ahora adulta, y dentro del paso del tiempo seré una abuelita.

¡¡¡¡El tiempo vuela!!!!! y lo que es peor... ¡¡¡¡no se detiene!!!!!

Un beso.