29 de septiembre de 2012

desbocado


 Potro salvaje trotando en mis venas
suelta las monturas de tu bravío
que ni dormir me dejas
que quiero descansar como río.

Mis suspiros por una serena calma
queriendo encontrar el reposo
que no lo abrazo ni cuando llega el alba,
ni en recuerdo, ni en despojo.

Detén el sainete de composturas,
de entresijos y algarabías.
Que la noche ayuda
pero no lo suficiente.

Temblando como guirnalda de rosas
la aurora me recibe y el día me acoge.
Sólo el reposo y la distensión
me tejerán para peinar tu crin.

El querer disfrutar de los míos
en la más henchida plenitud,
¿no es deseo justificado
y derecho concebido?

Porque no vivo en mí
sino tiemblo de ti,
sin llegar a comprender
el motivo de este baile

Porque quiero desmontar
de tan agría cabalgadura
y no logro retener las riendas
de la vida que es mía.

15 olas:

Teresa dijo...

A veces es muy difícil controlar las pasiones.

Gracias por pasar por mi espacio.

Te dejo un beso.

Lichazul dijo...

poder controlar el cuerpo cuando hay un otro cuerpo que lo provoca es casi imposible
el instinto nos posee y no hay rienda que sujete

pero también le he dado un giro más médico al poema, quizá un temblor de parkinson, enfermedad jodida, y degenerativa crónica
quienes la padecen están en constante vigilia casi, se hace un pesado y agotador destino

en mi familia han existido casos y sé que como toda enfermedad degenerativa e invalidante afecta a todo el entorno familiar , no solo a quien en carne propia la vive


en todo caso el poema , podría caber ambas miradas, y eso lo hace perceptivo y envolvente
felicitaciones César


besitos

TriniReina dijo...

Difícil tesitura.
A veces, no hay más remedio que tirarse...

Saludos

Lore dijo...

El amor auténtico es así, como un potro salvaje sin bridas, sin pudor a expresar sentimientos…¿será así, cuando la debilidad emocional, es aprovechada por la tentación de la carne?
Que hermosos son tus poemas, cuanta fuerza y pasión hay en cada verso, leerte es un deleite.

Un abrazo enorme César y hasta pronto.

gaia56 dijo...

Y a qué controlar las pasiones? Díficil embajada cuando desmelenarse sea tal vez la mejor opción.
Un abrazo y buen fin de semana.

Mery Larrinua dijo...

Hay momentos en la vida que hay tanta quietud, que se desea una situacion "desbocada"
un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

De nuevo por tu casa, disfrutando de las cosillas que nos dejas. Como siempre un placer.

Saludos y un abrazo.

Novicia Dalila dijo...

Es que hay bridas de las que es imposible zafarse, César. O porque no puedes, o porque no quieres...

Un beso

JOSE-MARIA dijo...

Precioso poema. Gracias por compartirlo.

Rosa dijo...

Un placer venir a tu blog César.

Gracias

Lichazul dijo...

besitos César y feliz fin de semana
gracias por tu huella
:D

Ginebra dijo...

Estoy de acuerdo con el comentario de Novicia Dalila, creo que hay cabalgaduras de las que uno, en el fondo, no quiere bajarse y riendas que son difíciles de soltar.
El mundo de los sentimientos es incomprensible y cuando tratamos de ahondar en su contenido nos desconcierta, pero es en esos momentos cuando brota, por ejemplo, la poesía, como en tu caso con este poema personal.

Lichazul dijo...

gusto en ver tu rostro César
ni idea de cómo lucías
eras todo un incógnito al menos para mi imaginario

feliz semana, besitos
:)

Tona dijo...

En la vida hay momentos en que estás encima del potro, pero cuando se tensan las riendas y se desmonta, se encuentra el reposo y se disfruta de la ella.Un beso.

Lichazul dijo...

feliz fin de semana César
muchas gracias por tu huella
besitos