8 de diciembre de 2013

umbrales




Abre los ojos en la alborada,
en el señorío de los silencios.
Entre los rizos de sus encantos
la primavera rompe aromas de jazmines aburridos

De qué sirve un sol de flores sin cálido aliento,
De qué bebe lo que me arrebata la sed

La tenaz luz atraviesa traviesa los tapices encarnados
desnudando la tibieza de las serranías,
mientras la caricia de un hosco calvario
la proclama pendón de su reino;

Jirón con sabores pastel y vid, castillos de atalayas estrelladas y un coronado león.
Y entonando; gritos de laúd, escarceos de duendes canturreando la melodía del viaje.

El camino deambula por las pedreas de la vida
hasta que se detiene frente al umbral de la morada,
donde el sosiego se ofrece al reposo de las almas marchitas
alejadas de la virtud de las alegrías, de los ojos granados, de los emboques dulzones. 

En ese día caído del tiempo nos encontraremos en el soportal de las gallardías  

7 olas:

moderato_Dos_josef dijo...

Un poema delicada mente entretejido; señorial y casi histórico.

Me gustó reencontrarme de nuevo con tu escritura.

Un fuerte abrazo!

PUELCHE dijo...

que bello uso del lenguaje César, me has llevado por un tiempo donde la contemplación y el hombre eran más genuinos y no tan acelerados como lo es el ahora donde la inmediatez todo lo troca a desechable

un abrazo grande y me alegro leerte nuevamente por el pixel

este es el nuevo enlace , sigo siendo la misma con el mismo perfil y el mismo correo
:D
ten in domingo precioso

Lore dijo...

Fantástico, como lo son todos tus poemas. Se siente un susurro muy cerca, una suave caricia en las sombras, un tierno murmullo en el oído. Sencillamente bello, párrafo por párrafo, ha sido un deleite volver a leerte.
Me alegra verte de nuevo por aquí César
Ennio Morricone y su música...grande.

Un gran abrazo.

Andrés dijo...

Amigo, hace mucho tiempo que no venía por aquí y veo que tú también fuera de tu magnífica casa de los prodigios. Vuelvo y me encuentro con este delicioso poema que se lee con todos los sentidos, se saborea y danza, es perfecto. También he leído otros y en ninguno defraudas. Un fuerte abrazo desde Canarias.

Coté dijo...

Hola César te encontré por Jose ,hace tanto tiempo que te perdí la pista..me alegra que sigas con tu ancho mar

Un abrazo



Espérame en Siberia dijo...

No sé qué fue mejor: leer tu poema o la pieza que elegiste de Morricone. Ambos, bellísimos.

Te mando mi abrazo más grande.

Tona dijo...

Hermoso, como todo lo que escribes.Echaba de menos tus poemas.Un beso.